top of page
mindwork largo blanco.png
Buscar
  • Foto del escritorDiego Hormaechea

Red Flags: Lo que los candidatos no quieren leer en una descripción de cargo

Actualizado: 7 dic 2022

La descripción de cargo es un elemento que los reclutadores deben cuidar para atraer candidatos. Sin embargo, hay frases y palabras en las ofertas de empleo que pueden hacer que la empresa pierda la oportunidad de seleccionar a gran talento.


En Google hay más de 70 millones de resultados para la query “cómo hacer una descripción de cargo” (y si le quitas la tilde a “cómo”, suben a 86,6 millones).


Son toneladas de contenido digital —consejos y plantillas incluidas— a disposición de los usuarios para encontrar la mejor manera de elaborar una oferta de trabajo irresistible.

Identificación del cargo, breve reseña, responsabilidades y obligaciones, condiciones laborales…

Pero puede que aún haya algo que los reclutadores estén pasando por alto al redactar sus avisos de empleo:


Las frases que les quitan a los candidatos los deseos de postular a un trabajo.

Banderas rojas
Red Flags

La importancia de una buena descripción de cargo

Como reclutadores bien sabemos que la descripción del trabajo es un elemento relevante dentro del reclutamiento. Es, por decirlo de alguna forma, uno de nuestros “artilugios” para atraer talentos.

Pero seamos sinceros: en Internet abundan los anuncios de trabajo deficientes, poco atractivos, escritos a la rápida, reutilizados y copiados.


Eso pese a que la experiencia indica que la calidad de una descripción puede afectar también la calidad y el tipo de candidatos que se atrae.


Pero eso no es todo.

El escenario del trabajo cambió. Los candidatos expresan abiertamente sus deseos de encontrar un trabajo que les permita:

  • Conciliar su vida laboral con la personal.

  • Crecer profesionalmente.

  • Sentirse valorado y no ser solo tratado como “un empleado más”.

  • Participar de una organización alineada con su modo de pensar y sus valores.

En definitiva, quieren un trabajo que sea satisfactorio en todo el amplio sentido de la palabra. Así que, no por nada, examinan con atención los anuncios de las empresas.

Pero ¿cuáles son las principales frases que hoy hacen saltar las alarmas de los candidatos?

“Entorno acelerado”

Si alguna vez publicaste o leíste un anuncio con una frase del estilo “debe tener capacidad para trabajar y prosperar en un entorno acelerado”, tienes que saber que esta es una de las principales red flags de los postulantes.


Un ritmo acelerado puede sonar como algo positivo donde se puede progresar rápidamente con cada proyecto. Pero para los candidatos es sinónimo de:

  • Alto volumen de trabajo que asumir lo antes posible y sin mucha capacitación.

  • Horas extras.

  • Pocas posibilidades de equilibrar el ámbito laboral con la vida privada.

Así lo confirmó, en agosto pasado, una usuaria de Twitter al preguntar a sus seguidores qué frases consideraban una red flag en los anuncios de trabajo.

Entorno acelerado fue catalogada como “una vía para agotarse rápido”, lo que se asocia a una empresa que no cuida activamente el bienestar de sus colaboradores.

“Somos una familia”

¿Qué significa ser familia? Los postulantes se lo cuestionan, pues hay familias de todo tipo (algunas con más problemas que otras).


Un candidato dice: “Cuando las empresas dicen somos como una familia, imagino una en la que eres codependiente o tienes que luchar por convertirte en el hijo favorito”. En otras palabras, una competencia de colaboradores por ser el talento más destacado y valorado por los gerentes.


El concepto de familia también es asociado con la idea de que no habrá límites claros entre la jornada laboral y el tiempo de descanso. Así que imaginan llamadas o correos electrónicos a deshoras.


Pero mientras los candidatos huyen de las empresas que usan el “somos una familia”, en Estados Unidos el número de anuncios de trabajo que usa este concepto se cuadruplicó en los últimos 3 años (2019-2022), según un estudio de Indeed.


¡Una frase de moda en toda regla!


“Capacidad para trabajar bajo presión”

En los últimos años, el concepto “trabajo bajo presión” ha suscitado debates sensibles. Sin ir más lejos, en LinkedIn está repleto de publicaciones al respecto y de ofertas de empleo en las que se solicita perfiles “inmunes al estrés”.


Sin embargo, la balanza de los candidatos se inclina más por huir de las ofertas de empleo de este tipo ante el temor de que trabajar allí pueda provocar problemas de salud mental o un burn-out (síndrome del trabajador quemado).


Pero ¿qué significa realmente poder trabajar bajo presión? Significa tener la capacidad de resolver imprevistos sin perder el control.

Bajo ningún punto significa eliminar descansos, descuidar la salud física y mental o trabajar horas extras sin remuneración.


“Comida gratis y entretenimiento en el lugar”

De entrada, esto ya suena un tanto tosco.

Pero más allá de eso, para algunos talentos en busca de empleo se asocia a que las jefaturas pretenden hacerlos pasar el mayor tiempo posible en las oficinas o solicitarles que se queden más allá del horario habitual.


Una situación que podría compensarse mediante servicios de aperitivos u otras actividades.


“Tiempo libre remunerado”

Hay candidatos que lo ven como una medida demasiado buena para ser verdad. El tiempo libre remunerado son tantos días libres pagados como los que acuerde el colaborador con el empleador.


La idea de tomarse los días libres que quiera el talento suena estupenda. Podría ser la forma de equilibrar la vida y el trabajo o de cuidar la salud mental, pero hay colaboradores que sienten culpa de tomarse estos permisos retribuidos.

¿La razón? La presión para no hacerlo. ¿Estaré tomando más días que mis compañeros? ¿Qué irá a decir mi jefe?


Y es que no es lo mismo que la empresa les “deba” días libres a que ellos tengan que pedirlos.

Es sin duda una iniciativa interesante, pero cambiar la cultura de trabajo extenuante requiere tiempo.


Palabras de moda “gastadas”

Suenan tan atractivas, que las empresas las usan para intentar diferenciarse y proyectar una imagen más fresca. ¿El problema? Muchas de ellas se transformaron en moda, haciendo que pierdan su significado y eficacia.


7 de cada 10 estadounidenses afirma que el lenguaje de moda ha influido en su decisión de postularse a una empresa. Fuente: Preply


¿Qué palabras suelen leerse con regularidad en los avisos de empleo?

“Disruptivo”, “multitarea”, “iniciativa propia”, “entusiasta”, triunfador”, dinámico” y emprendedor”.

Sobre esta última, por ejemplo, hay quienes creen los gerentes buscan personas que no necesiten capacitación, ya que se las ingeniarán como sea para llevar a cabo sus tareas.


“’Pero nos enfadaremos si comete un error, aunque sea un poco’”, ironiza un postulante.

En Estados Unidos, en tanto, hay quienes no ven con buenos ojos la expresión “wear many hats” (en castellano, “usar muchos sombreros”) y que se entiende como tener varios roles o tareas que realizar.

¿El motivo?


Al igual que en el caso del “emprendedor”, esta podría indicar una falta de capacitación especializada o ser parte de un equipo pequeño, pero con una importante carga de trabajo.


¿Qué más no les agrada a los candidatos?

Los candidatos son más difíciles de convencer de lo que parece. De ahí la importancia de revisar las descripciones de trabajo con detenimiento.

Pon atención en lo siguiente:


Descripciones vagas

Los avisos con poca información impiden que la persona tome la decisión de postular al empleo. Si faltan datos como las responsabilidades del cargo, la persona de contacto, el rango salarial, por nombrar algunos, crecen las posibilidades de que la oferta reciba un “no”.

Test proyectivos

A los candidatos nos les agradan las pruebas de manchas, de colores o de dibujos. Por lo demás, tampoco son un método de evaluación eficiente para seleccionar talento, pues no tienen respaldo científico en esta materia.

Largas listas de requisitos

Cuantos más requisitos agregues a la descripción, menos candidatos postularán a la oferta. ¡Evita enumerarlos todos! En vez de eso, dedica tiempo a explicar los más importantes para el cargo y la empresa.


La lección final

Para mejorar las descripciones de trabajo es esencial que los reclutadores sean más claros y que expliquen lo que quieren decir cuando utilizan conceptos como “capacidad para trabajar bajo presión”.

De esa forma, se reducen las probabilidades de que los buenos talentos huyan tan solo leer la oferta de trabajo.


Ya sabemos que lo que piense un candidato sobre una palabra o frase en específico puede ser diferente a lo que tiene en mente el reclutador y lo que quiere dar a entender la compañía.


¿Y lo demás? En la fase de entrevistas. Esta instancia brinda una mejor oportunidad para mostrar a los futuros colaboradores la realidad de la empresa y su cultura corporativa.


Temas que te pueden interesar

501 visualizaciones0 comentarios
bottom of page